Aina embarazada de gemelas dice

«Mi primera visita con Virginie ha sido fantástica, sin lugar a duda repetiré.
Antes de empezar la sesión de masaje prenatal, te hace un cuestionario para tener la máxima información sobre tu estado de salud y el estado de tu embarazo.
En mi caso al ser un embarazo gemelar monocordial tiene un control semanal al ser considerado de riesgo…»


«La entrevista se da en un ambiente relajado y da mucha confianza a la paciente porqué puede plantear dudas y preguntas sobre la sesión. Y sobre como mejorar el estado físico y emocional contextualizando las semanas de gestación.
Siguiente paso te proporciona pautas de ejercicios físicos y respiraciones que te ayudan a solventar algunas dificultades del embarazo, como puede ser el reflujo, la mala circulación, etc.
Su gran profesionalidad y delicadeza da marco al masaje en un ambiente de confianza, muy zen. El masaje ha sido una experiencia maravillosa. Durante toda la sesión me sentí super liviana.
Mis gemelas son muy movidas y dan patadas constantemente, pero durante el masaje estuvieron relajadas y fue mágica la conexión con la terapia y la terapeuta Virginie.
Senti como si mi útero ocupará todo el espacio de la sala y a la vez dejé de sentir el peso de la barriga.